12.00 – 17.00 HORAS · 20.00 - 01.00 HORAS · TEL: 956 36 42 05

 

RESTAURANTE MIRADOR DE DOÑANA

Nadie está tan comunicado como quien se aísla junto al mar…

Mirador de Doñana tiene la fachada salpicada de sal. Salpicada de sal blanca.

La misma sal que vio partir a Magallanes para dar la primera vuelta al mundo hace casi 500 años. Un rato.

 

Nunca mejor comunicado que aquí. Nunca más expuesto. Quien venga que sepa que aunque cerremos la puerta se ve lo que hacemos.

 

Hay lugares tocados por la varita y personas capaces de descubrirlo.

Principio o fin, Guadalquivir y Atlántico se dan la mano en la puerta del Mirador.

 

Y no imaginamos un camaleón nadando hasta la puerta desde la otra banda, pero casi lo intuimos.

Bienvenido a la fiesta, vecino.

 

Ni podemos ni queremos escapar. La sal de nuestra fachada fue la que salpicó a Magallanes y hoy nos observa exigente.

 

Disfrutamos con el reto.

Diseñado por www.labarbarberiapublicidad,com